Posteado por: amartinoro | octubre 14, 2009

Boudreaux sobre ser liberal y funcionario, ¡al mismo tiempo!

Creo que las respuestas a esta aparente contradicción ya han sido tema de debate por Red Liberal, especialmente si mal no recuerdo en el blog de Albert Esplugas.

Donald Boudreaux, de la George Mason University, escribió un artículo en la revista de FEE, The Freeman, sobre este tema. La forma de responder de Boudreaux me parece honesta y humilde. Piensa que no hay respuestas tajantes a las preguntas que se plantea, y a las aparentes contradicciones que existen.  Concluye por ejemplo que: “I don’t think it’s unreasonable for anyone to question me strongly and skeptically on this matter”. Recomiendo leer el artículo completo.

Por destacar algunos fragmentos… me decantaría por estos:

The easy answer is that our world isn’t ideal. In a less-than-ideal world, navigating reality requires compromises. After all, would you have me also not drive? Roads and highways are almost all government-owned and -operated.

Because so many universities are state-owned and -operated, and because almost all but a tiny handful of the “private” universities receive vast sums of government largess, working for a state university is, for me, an acceptable compromise… I can best contribute to the scholarly endeavor and to the great cause of human freedom by serving on the GMU faculty of economics.

by remaining at GMU despite more lucrative offers at private schools, do I demonstrate my commitment to the ideal of sound economic teaching and research? Do I demonstrate my commitment to the brand of liberalism that is so prominently featured and furthered at GMU Econ? Or do I demonstrate hypocrisy by continuing in the employ of the state?

These questions aren’t rhetorical. I myself cannot answer them with any great confidence. 

by remaining at GMU despite more lucrative offers at private schools, do I demonstrate my commitment to the ideal of sound economic teaching and research? Do I demonstrate my commitment to the brand of liberalism that is so prominently featured and furthered at GMU Econ? Or do I demonstrate hypocrisy by continuing in the employ of the state?

These questions aren’t rhetorical. I myself cannot answer them with any great confidence.

the State is involved, and heavily. This involvement makes it artificially difficult for private schools to thrive. So should educators and researchers who oppose such involvement as a matter of principle content themselves to teach only at the very small number of schools that get no government funds? And should those libertarian educators and researchers who can find no employment at such schools find some other occupation, even if it’s likely that they can contribute more to the cause of freedom by teaching and researching than by abandoning that career?

Mi pregunta, supongamos el estereotipo de funcionario que es para toda la vida, no sufre del estrés de que su empresa va a recortar plantilla, etc. tiene buenas condiciones laborales (vacaciones, maternidad/paternidad, buen horario) y no trabaja demasiado. ¿Sacrificarías estos beneficios simplemente por no trabajar para el estado? Quizá sea cuestión de grado de profundidad de adhesión a los “principios liberales” y cuestión de prioridades en la vida. Y no creo que no renunciar a la vida de funcionario y caer en las garras de las oposiciones signifique ausencia de principios. Además que los “principios liberales” no son los únicos principios. Cada cual trata de hacer con su vida lo mejor que puede, dado el medio de operación en el que actúa, sus valores, prioridades, y circunstancias particulares.

About these ads

Responses

  1. El estado es muy grande y monopoliza servicios que hace muy dificil que sean ofrecidos por el mercado, por eso creo que es importante especificar que ‘trabajo’ se hace para el estado.
    No es lo mismo un profesor de secundaria con funcion basica de adoctrinamiento que un bombero o un conductor de trenes, digamos que hay trabajos ‘pasivos’ que no dañan más a la sociedad y los activos cuya funcion es defender, proteger, y hacer crecer el estado, fisica e (policia, altos cargos), intelectualmente (profesorado, sindicados, subvencionados). Básicamente la teoría del poli-bueno/poli-malo, el profesor aparece como bueno pero como intentes escapar de clase o hacer home-schooling llamara a la policia. La cartera parece que solo reparte cartas, pero son cartas de extorsion respaldadas por sus amigos armados, lo que la convierte en enviada de la mafia, igual que muchos funcionarios que llamaran a la policia si ilusamente vas a pedir autorizacion para pintar tu casa y no te la dan, se chivaran a la mafia.

    • Gracias por su comentario. Aun así, empleos como profesor de secundaria, policía o jueces, pueden ser en mi opinión legítimos. Depende de la función que se desempeñe. Un profesor de secundaria puede enseñar Educación a la ciudadanía en su versión más hardcore, o puede enseñar historia desde un punto de vista libertario, o matemáticas. Un policía puede poner multas para recaudar más para el estado, o puede proteger a los vecinos de delincuentes o criminales.

      Tampoco veo aquí blanco y negro. Obviamente, en el caso de sindicados, burócratas que luchan para expandir su presupuesto, funcionarios que persiguen actividades legítimas, políticos corruptos, etc. la cosa está más clara.

      • Yo creo que eso ya es wishfull thinking, un policia ‘libertario’ dura 2 días.
        Los casos que decia eran mas claros, como el conductor de un tren del metro, el no te hace mas daño ni te esta amenazando ni ira a por ti, el policia de trafico si.

  2. Hola Ángel,

    Estoy de acuerdo contigo en que no hay respuestas tajantes (o que hay gris entre blanco y negro).

    Escribí un artículo para el Instituto Juan de Mariana sobre este mismo tema: Entre el martirio y el oportunismo.

    Y en mi blog planteé esta pregunta: ¿Qué diferencia hay entre un comunista rico y un funcionario liberal?

    Un saludo

    • Gracias Albert. Recordaba haberte leído sobre este tema, y estar básicamente de acuerdo con tus argumentos. Las posturas extremas (en este tema) me parecen equivocadas, aunque creo que yo soy menos purista. Como decía, hay otros principios morales “guía” distintos a los liberales, aunque no tienen porqué ser incompatibles.
      Saludos

  3. Desde un punto de vista individualista, cada uno puede hacer con su vida lo que considere oportuno, ¿no? En qué momento para ser liberal se ha de exigir a alguien “vivir” en liberal. De hecho, el que existan comunistas con rolex lo que demuestra es la inconsistencia del comunismo porque la realidad individual es que buscamos nuestro beneficio por encima de los “beneficios de la sociedad”. Es nuestro beneficio personal, como el del cervecero, el panadero o el carnicero, lo que lleva al beneficio de la sociedad.

    ¿Que me quieren decir que el beneficio de la existencia de la función pública perjudica, desde un punto de vista liberal, a la sociedad…?? Por supuesto. Desde un punto de vista liberal. Pero es de todo punto de vista, sobre todo del individualista, tonto el negarse a obtener un mejor beneficio y buscarse otro menor simplemente por un purismo ideológico. Y si gracias a las facilidades de ser funcionario se puede ejercer la crítica política al sistema con mayor comodidad y facilidad, sobre todo con conocimiento de causa… pues ¿qué problema hay?

    • Estoy de acuerdo contigo a grandes rasgos, Bastiat. En efecto, la libertad individual es eso, que puedes hacer lo que quieras siempre que no perjudiques a los demás.
      El debate, como yo lo veo, está más relacionado con la coherencia, y no con el poder realizar esas actividades. Como dice Esplugas, no es del todo coherente criticar al Estado por todo y luego presionar para obtener privilegios ilegítimos, por ejemplo.

      • Angel… aprobar una oposición no es presionar para obtener privilegios. Es aprovechar una portunidad. Me podrás decir que hacer huelgas para incrementar los beneficios de los que viven de la Función Pública si que es ilegítimo… Pero hacer huelgas es una cuestión individual… Muchos funcionarios no hacen huelgas.

      • Cuando decia lo de aprovechar privilegios no me referia a aprobar una oposicion, Bastiat.

        ________________________________

      • Hombre Angel… no sé a que te puedes referir… Porque si hablamos de aprovecharse del cargo… lo que estaríamos hablando es de cometer delitos. Y eso lo puede hacer cualquiera. Sin necesidad de ser funcionario.

      • Me refiero sobre todo a ejercer presion sobre los politicos para recibir privilegios. El rent-seeking, el lobbie…

        ________________________________

  4. El Estado nos quita mucho, así que, es lógico que si podemos cojamos lo (poco) que nos devuelve.

    En un estado no-liberal como el nuestro, sería una quijotada renunciar de antemano a ser funcionario o a ir al médico de la seguridad social.

    • Sí, estamos de acuerdo.

      • Eso no te justifica para que TU se lo quites a OTRO.

  5. Si tratamos sobre un estereotipo o si de partida consideramos que no debe haber funcionarios (Estado) ya nos situamos en un punto de partida ideológico que hace imposible el acuerdo: la respuesta ya está dada y el conflicto personal servido.

    Como creo que el Estado es necesario, y que los funcionarios son necesarios, para mí no es ningún problema. Es más, considero que hay algunas labores para las que ser funcionario puede resultar necesario para alcanzar un alto grado de excelencia, por ejemplo ser profesor universitario para ser un gran economista, filósofo, politólogo, matemático, biólogo, químico, de modo que se pueda decir la verdad sin estar condicionado por el temor a perder el puesto de trabajo en una empresa. (Sí, es cierto que en los departamentos de las universidades muchas veces tampoco se puede decir la verdad, pero si uno no es millonario, es la mejor opción)

    Por tanto, un partidario del Estado mínimo, no creo que tenga muchos problemas de conciencia por ser funcionario, siempre y cuando trabaje honestamente y contribuya con su ventajoso puesto a construir un mundo mejor.

    • Gracias por el comentario, Daniel. En definitiva, creo que lo que se debe perseguir (al menos desde mi perspectiva) es la honestidad, la humildad, el no hacer daño a los demás y sí hacerles bien y ayudar, servir al prójimo, tratar de mejorar las cosas que están a tu alcance, etc…
      Un saludo

    • Daniel, yo parto con la logica conclusion que el estado es innecesario, pero eso no me quita para decir que un conductor del metro no hace un mal añadido a la sociedad a diferencia de un policia, un burocrata de ayuntamiento o un inspector de urbanismo, de hacienda, de ‘servicios sociales’, o la aparentemente inocente cartera que en el fondo es una desalmada sin corazon ni capacidad de raciocinio ni ganas de usarla que se dedica a entregar amenazas mafiosas.
      Un controlador de la ORA es un parasito inmoral, nada más.

    • “considero que hay algunas labores para las que ser funcionario puede resultar necesario para alcanzar un alto grado de excelencia, por ejemplo ser profesor universitario para ser un gran economista, filósofo, politólogo, matemático, biólogo, químico, de modo que se pueda decir la verdad sin estar condicionado por el temor a perder el puesto de trabajo en una empresa.”

      Creo que es una reflexión bastante simplista, Daniel. Precisamente la burocratización crea servidumbres, mucho más que la empresa privada y la competencia.

      Un burócrata lo mantiene el contribuyente. Un científico en una empresa lo mantiene un accionista que espera una rentabilidad por el capital invertido superior a la media de mercado. No hace falta ser muy listo para ver quién tiene más incentivos perversos a faltar a la verdad o a la satisfacción de las necesidades que demanda el mercado…

      Esto sin entrar en los incentivos de estilo personal branding que puede tener un agente estatal, es decir, incentivos de marca de servir fielmente al amo que me va promocionar o me va a dar una subvención extra.

      Creo que deberías reflexionar tu posición.
      Un saludo

  6. Carlos, tu postura me parece bastante razonable y básicamente estoy de acuerdo con el espíritu de lo que dices, al fin y al cabo no todo funcionario lleva a cabo una función legítima y/o necesaria en el mismo grado (sanguijuelas urbanistas, perezosos administrativos de Aytos o CCAA, bultos de las concejalías de juventud o servicios sociales y demás patulea…). También hemos de tener en cuenta de qué policías y jueces estamos hablando, porque vistas las diferencias de rendimiento e integridad entre policía nacional y guardia civil y entre Jueces para la Democracia o la Magistratura profesional… la opinión sobre si su labor es positiva o negativa para la sociedad puede variar bastante.

    Merco, respecto al tema de las servidumbres, mi experiencia en varias empresas privadas y con las universidades en las que he estado, me ha enseñado que no hay gran diferencia en este aspecto, pero es evidente que un funcionario que no puede perder su puesto puede hablar con más libertad que un simple administrativo o un directivo de una empresa privada. El funcionario no está tan predispuesto a decir la verdad como puede estarlo un millonario, es cierto, pero al menos considero que el no poder sacarlo de la “poltrona asalariada” ni con aguarrás ayuda a que tenga más autonomía a la hora de decir lo que piensa.

    A todo esto, Mises era funcionario de Hacienda y hay muchos maestros entre los liberales, que hacen una gran aportación a la sociedad con su trabajo y su pensamiento… repito que otra cosa son parasitillos de concejalías, consejerías, asesores del presidente, adjuntos a la dirección de, policías corruptos, jueces prepotentes e incapaces, inutiles profesionales que se dedican a la política, etc. etc.

    Un saludo.

  7. Que Mises o Huerta sean funcionarios no implica que sean necesarios.
    Yo prefería que Huerta diera clases en una academia o que no las diera, antes de tenerlo que pagar con mis impuestos.
    Lo demás, no me parecen posturas acordes con lo que se pregona, ya que parece que ahora vamos a ser nosotros los que decidamos que se debe mantener y que no, quién es parásito y quién no lo es.
    La experiencia demuestra que el empresario se debe al cliente, el burócrata a la administración del estado. No me puedes comparar y asemejar ambas instituciones porque no tienen nada que ver.

  8. Gran pérdida para el liberalismo si Huerta de Soto dejase de dar clases … éso sí que sería un desperdicio de talento y capacidad de transmisión de ideas.

    • Probablemente lo sea anónima, pero no debemos olvidar nunca que lo que hace Huerta tiene un coste, un coste que es obligación del ciudadano pagar de acuerdo con su capacidad, tal como lo estable la Ley General Tributaria y la Constitución.

      No quiero ni pensar el coste de oportunidad que tienen las clases y el máster que desarrolla Huerta para muchos contribuyentes.

      Así como me parece totalmente absurda su posición pública de “infiltrado en el sistema”, más aún, cuando pregona a sus alumnos que deben seguir con rectitud y lo mejor posible el camino de la vida. No sé qué rectitud tendrá el con sus actos cuando según su teoría destruye iniciativas empresariales de vital importancia para muchos. Debería plantearse dejar su cargo y servir lo mejor posible a la sociedad en el mercado, como el mismo sugiere a los banqueros centrales.

      Huerta es un gran teórico y mejor profesor, pero eso no quita para que no olvidemos sus incongruencias y algunos de sus sinsentidos.

      Saludos!!

  9. Este es el artículo más sinceramente lamentable que he leído en mucho tiempo. Se busca sin ninguna vergüenza congraciarse con el que paga el invento: el muy anarcocapitalistas y muy funcionario seór Jesús Huerta de Soto.

    Asombroso: con la lengua hasta el corvejón.

  10. Pero angel… yo vivo en un barrio obrero, en un principo casi con monoculivo empresarial, y son famosas las huelgas que los trabajadores de aquella empresa montaron para obtener privilegios, no sólo de la empresa sino ayudas por parte delEstado. Por tanto, no es sólo cosa de los funcionarios. El mal no está en que se sea liberal sino en que se acepte la huelga como medida de presión cuando es un claro incumplimiento de contrato (en principio).

    • Bastiat, estoy de acuerdo. Creo que habia habido una confusion por mi parte… me referia no solo a funcionarios, sino a todo aquel que busque esos privilegios.

      ________________________________

  11. Si Huerta de Soto dejase de dar clases, no se arreglaría nada y simplemente otro ocuparía su lugar inmediatamente. Otro que, además, no daría a conocer el liberalismo como hace Huerta. Sería una desgracia que los (pocos) profesores como Huerta de Soto fueran sustituidos por otros del montón y no liberales.

    • Sí anónima, tienes razón, pero eso no quita que bajo unos principios morales y éticos uno renuncie a eso. Además parece como si la única alternativa para difundir el liberalismo es ser profesor de economía en una universidad pública. Puedes montar una asociación, una web, conferencias, etc. Hoy en día hay mil recursos para difundir el ideario liberal y de una forma más coherente.

      Porque haya gente que robe, yo no voy a robar porque tengo unos principios que me dicen que no es lo correcto para la cooperación social. Lo mismo se podría aplicar Huerta.Sigo sin entender como casa su teoría de la eficiencia dinámica con sus actos.

  12. [...] esto enlaza con el post sobre ser liberal y funcionario, ¡al mismo tiempo!, donde me hacía eco de un artículo de Don Boudreaux. Que esto sea un camino sostenible a largo [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: