Posteado por: amartinoro | enero 12, 2010

El sector público engorda, el privado se hunde tras la crisis

Artículo en LD: El sector público es el gran beneficiado por la crisis económica.

Incluye gráficos interesantes del blog Random Spaniard sobre este fenómeno, tanto en España como en UK. Para la evidencia sobre EEUU, Robert Higgs publicó un post “Pity the Poor Private-Sector Workers” sobre este mismo tema (el mismo día y de forma independiente), y USA Today tenía un artículo muy ilustrativo donde hablaba de subidas de salarios en los federal workers americanos.

El sector público no ha dejado de crecer durante la crisis, y no sólo en España sino también en EEUU o Reino Unido. Más puestos de trabajo e, incluso, subida de salarios ha sido la tendencia de este sector en auge frente al desplome del sector privado desde el inicio de la recesión.

La situación boyante del sector público no es de extrañar: conforme aumenta el intervencionismo estatal, comienza a ser más rentable tratar de presionar al Gobierno (lobbying) para obtener contratos, favores y privilegios que iniciar nuevas actividades en el sector privado, con la incertidumbre, riesgo, y dificultades que las caracteriza. Ganarse a los políticos y burócratas parece ser más fácil que ganar la confianza de los consumidores.

Esto sería especialmente cierto en el caso de la banca en los últimos dos años. Como informaba Reuters, según un reciente estudio, “los bancos estadounidenses que gastaron más dinero en actividades de lobbying tuvieron más probabilidad de conseguir dinero gubernamental de los rescates”.

Pero a esta tendencia hay que añadir un matiz relevante en mi opinión:

No obstante, la tendencia de auge del sector público podría tener sus días contados a medida que éste comience a experimentar serias dificultades de sostenibilidad financiera -problemas con el exceso de deuda pública-. Mera cuestión de supervivencia: California, Grecia o Letonia ya se han visto obligados a ello. Y España está amenazada.

Y sobre esto he escrito una columna: ¿Quién está ganando con la crisis?. Menciono la doble moral de parte de la progresía:

la mayoría bienpensante podría llevarse las manos a la cabeza al ver cómo mientras numerosas familias se veían abocadas al desempleo de todos sus miembros, algunos inversores ingeniosos y pertrechos de dinero en líquido, veían dispararse sus plusvalías –optando, por ejemplo, por invertir al descubierto, es decir, obteniendo ganancias por la caída del valor de las acciones.

Pero, ¿qué sucedería si, en ese ambiente recesivo y de caída del empleo, el grupo beneficiado de la crisis fuera el funcionariado y la burocracia, privilegiados del Gobierno? Lo cierto es que los datos apuntan claramente a esta situación, y la “élite comprometida socialmente” no parece estar poniendo el grito en el cielo.

Hablo luego de la tesis de Robert Higgs del Ratchet Effect (Efecto Trinquete), del crecimiento del estado y las crisis nacionales, del optimismo/pesimismo liberal:

Estos acontecimientos tampoco deberían sorprender a nadie que esté familiarizado con una de las tesis más importantes de Robert Higgs, economista investigador del Independent Institute y gran especialista de la historia de la evolución del Gobierno norteamericano. En su libro Crisis and Leviathan, elabora su tesis del ‘Efecto Trinquete’ (Ratchet Effect). A través del estudio de varios acontecimientos históricos en EEUU en el siglo XX, Higgs descubre que la principal fuente del crecimiento del Gobierno estadounidense se debe al aprovechamiento que ha realizado de los periodos de crisis nacionales –ya sean éstas reales, imaginarias, de carácter económico o bélico. Esto, según Higgs, habría sucedido en la Primera y Segunda Guerras Mundiales, en la Gran Depresión, en la Guerra Fría, tras los atentados del 11-S, o en la actual debacle económica.

En el futuro, cuando la severa recesión sea sólo materia de estudio por economistas e historiadores, aparecerán nuevas crisis, probablemente más graves que la actual. Siguiendo la tesis del Efecto Trinquete, y suponiendo que el contexto cultural de estatolatría no cambia –algo que por desgracia considero bastante probable, los gobiernos tratarán de sacar el máximo partido de ellas, ahondando todavía más en su crecimiento hipertrófico.

la balanza se inclina claramente hacia las fuerzas intervencionistas. Los liberales y su influencia sobre la sociedad se mantienen en minoría, pero afortunadamente los avances no son en absoluto inexistentes. Quizás esto sirva para matizar el pesimismo de la tesis de Higgs.

Anuncios

Responses

  1. Interesante artículo, y más interesante si cabe la teoría del Efecto Trinquete. Mírese la impresionante expansión del gobierno federal en América tras el paso de Wilson y Delano Roosevelt por la Casa Blanza, o el recorte de derechos civiles a través de la Patriot Act durante el mandato G. W. Bush. No hacen más que demostrar que los gobiernos además de provocar y agravar las crisis se valen de las mismas para aumentar sus prerrogativas a través de un tsunami de regulaciones, controles y órganos de intervención.

    Un saludo.

    • Sin duda, los presidentes y epocas que comentas son pruebas en las que Higgs basa su teora.

      ________________________________

  2. Ya claro…, pero…, realmente cuando voy recordando lo que ha ido pasando en esta crisis, recuerdo los grandes bancos americanos desplomándose, las grandes empresas automovilísticas con serios problemas y sobretodo, esa especie de sensación de pánico global en todo el mundo, me viene a la cabeza que fue el sector privado el que falló y en un contexto de liberalismo económico (es decir con un sector público endeble). El sector público ha crecido, por supuesto… y no será que ha crecido por la propia necesidad del sector privado???

    • Rubén,
      La cuestión de qué es lo que falló para generar esta crisis es una cuestión aparte de lo que se trata en el artículo.

      Hay bastante discusión sobre lo que planteas. A mí personalmente me parece muy discutible la afirmación de que el sector privado falló en un contexto de liberalismo económico.
      Es indudable que el sector privado ha cometido graves errores, que ahora en la crisis se han revelado: consumidores se han endeudado demasiado, han adquirido viviendas con escasas garantías financieras; los bancos han prestado a tutiplén y muy alegremente; las constructoras e inmobiliarias disfrutaron como niños del periodo de burbuja forrándose y construyendo demasiado. Pero la cuestión relevante es cómo estos errores tan masivos y sistemáticos se han podido producir al mismo tiempo.

      Y para responder a esto, creo que es necesario ver el marco regulatorio de incentivos a los que se enfrentaban los agentes económicos. Este marco viene en gran parte dado por el gobierno. Lo que yo al menos encuentro es que han existido gran número de políticas gubernamentales que han favorecido e inducido estos errores que comentaba. Y lo más importante: el sistema bancario liderado por la banca central, llevó a cabo políticas que generaron incentivos perversos para los agentes, y son los principales responsables de la burbuja –que a su vez es la principal responsable de esos errores…

      En definitiva, yo no veo un contexto demasiado liberal: sector de la vivienda muy intervenido y regulado; sector bancario es oligopolístico, comandado por un monopolio legal como el banco central; el dinero es lo que imponen los gobiernos, y está controlado por esa banca central…

      Este artículo puede resultarte interesante: http://www.libertaddigital.com/opinion/adrian-ravier/el-gobierno-es-el-culpable-50143/

      Un saludo, y gracias por comentar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: