Posteado por: amartinoro | enero 29, 2010

California incapaz de pagar por servicios sociales

En FEE In brief (del 6 de enero):

California May be Incapable of Covering Social Services
“In his state-of-the-state message [in California], Gov. Arnold Schwarzenegger, a Republican, will proclaim California close to incapable of paying for social services in the next fiscal year, which begins in July, unless the Obama administration greatly increases aid to the state. That will be just one of many bleak assessments — and far-from-slam-dunk prescriptions — that Mr. Schwarzenegger will proffer as he and nearly every other governor face another year of extraordinary fiscal distress.” (New York Times)

Oh. Pero eso nunca podrá pasar en nuestro país. ¿O sí? El Gobierno dice que bajo ninguna circunstancia el “gasto social” se verá amenazado con la crisis. Pero una cosa son los deseos…

La cruda realidad de la crisis financiera está empezando a asomar la cabeza en las finanzas de los mismos gobiernos, a pesar del auge de empleos y remuneraciones que vive parte del sector público. Quienes parecían ser inmunes, y no necesitaban ajustarse para nada el cinturón –de hecho, todo lo contrario-, están recibiendo ahora numerosos jarros de agua fría.

Lo cierto es que los efectos distorsionadores del ciclo económico, generado por las abultadas expansiones crediticias lideradas por los bancos centrales, también afectan a los gobiernos y sector público, induciéndoles a graves errores de previsión en sus presupuestos –cuya adecuación y sostenibilidad depende de la continuación permanente de la burbuja del crédito, algo a todas luces imposible.

Así, si en la etapa de auge –p.ej. burbuja inmobiliaria- ayuntamientos y estados ven llegar dinero a espuertas, gracias a la mayor recaudación debida al incremento de la actividad –p.ej. se disparan las transacciones inmobiliarias y en consecuencia la recaudación por impuestos sobre bienes inmuebles-, en la etapa de recesión los ingresos se hunden, y crecen las dificultades.

Pero aquí el sector público tiene un as en la manga: su naturaleza coercitiva le permite burlar la disciplina que el mercado sí impone a las empresas privadas. De esta manera, en vez de que los gestores de lo público paguen por sus errores, tienen la fantástica alternativa de recurrir al siempre dispuesto y generoso contribuyente mediante el endeudamiento público o subidas de impuestos.

No obstante, esto tiene un límite, como ha puesto de manifiesto la reciente situación de, entre otras zonas, el estado de California. Este límite es la capacidad de aguante de la gente ante futuras subidas de impuestos, y de atracción de los exigentes inversores para financiar la creciente deuda pública.

Y en este límite es en el que se están moviendo algunos países, dentro de los cuales –sin necesidad de recurrir a un grado exacerbado de sentimiento anti-patriota- me temo que se encuentra España.

http://www.libertaddigital.com/opinion/angel-martin-oro/salvar-la-economia-puede-ser-perjudicial-52857/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: