Posteado por: amartinoro | febrero 11, 2010

Debate con Cuadernos Keynesianos: orígenes crisis y política monetaria (actualizado)

En un post anterior comenté algunos puntos de un post del blog Cuadernos Keynesianos (CK), acerca de la política monetaria de Trichet y la crisis económica. Ha tenido la amabilidad de comentar en ese post, y así iniciar un interesante debate. En su post (actualizado) también pueden verse mis comentarios y sus réplicas. Adrián Ravier también ha aportado a la discusión, enlazando a artículos suyos donde trata las distintas cuestiones puestas sobre la mesa.

Hay muchos puntos, así que es inevitable hacer una selección. Voy citando y respondiendo. Más abajo aparece el comentario de Adrián y la réplica de CK. Pienso que para facilitar el debate es bueno pegarlo todo en el mismo post, dado que no es tan fácil hacer el seguimiento en los comentarios. Pero si resulta molesto o demasiado largo el post, decidme.

el problema de la crisis deberíamos buscarlo más bien en la proliferación de los derivados financieros y la consiguiente difusión del riesgo

Sobre la relación entre productos derivados y el sistema monetario actual, he escrito aquí, y aquí también han escrito un análisis muy interesante. Su proliferación creo que se debe en parte a la gran expansión del crédito que ha habido en los últimos años, y a la naturaleza fiduciaria del sistema monetario vigente.

Esta expansión crediticia tiene múltiples efectos, uno de ellos es fomentar las actividades más arriesgadas. Como dicen aquí: “the outstanding expansion of credit derivatives, heaped upon a gigantic paper-credit pyramid, has been stimulated to a great extent by central banks’ chronic low interest rates, having made investors search for yield pick-up and ignore credit and market risks”. Otros economistas también han tratado esta cuestión en la presente crisis, como John B. Taylor.

Por otro lado, ¿hasta qué punto los complejos instrumentos financieros han tenido un gran papel en la crisis actual? Y es que, no hay que olvidar que muchos bancos comerciales que no han invertido en productos exóticos y sofisticados, sino en hipotecas, han sufrido muchísimos problemas (ver enlace). Y luego está el caso español, donde esos productos son más minoritarios. Aunque han tenido su papel, buena parte de la crisis viene de actividades tradicionales como la hipotecaria. En parte también relacionado con actividades de los gigantes hipotecarios Freddie y Fannie (denominadas como Government Sponsored Enterprises). .

No entraré a valorar la conveniencia o no del patrón oro: sus limitaciones ya fueron señaladas por Lord Keynes y siguen siéndolo actualmente incluso por reputados liberales como el señor Sala i Martin.

Es cierto que Sala i Martín está en contra. Los liberales no están de acuerdo en este punto (como también difieren en otros). Sobre este caso en particular, Juan Ramón Rallo –gran defensor del patrón oro- escribió una crítica.

Defienden ustedes, por otra parte, que es una gran herramienta para forzar la ortodoxia económica del gobierno. Un apunte respecto al recurso al déficit fiscal, que parecen patrimonio exclusivo de izquierdistas y keynesianos: pocos presidentes han elevado tanto la deuda de un país como los republicanos (¿y liberales?) Ronald Reagan y G.W.Bush.

Cierto, pero eso va precisamente en contra del “mito” de que Bush ha sido un presidente con políticas liberales, o que los republicanos sean liberales. Lo serán en algunas parcelas, no en otras. Algunos demócratas pueden ser incluso más liberales en algunas parcelas que los republicanos. En el caso de Reagan, su liberalismo en el caso del gasto público creo que era más de retórica que de acción. Hay bastantes artículos por ahí muy críticos de liberales contra la política de Bush (y alguno contra la de Reagan también).

Creo conocer la teoría austriaca del ciclo y su remedio: reajuste rápido, aunque sea doloroso. Esto teóricamente está muy bien, pero desde nuestras evidentes diferencias, convendremos qué habría pasado si hubiéramos dejado caer a toda la gran banca. ¿Podríamos haber prevenido? Posiblemente sí, sin embargo una vez metidos en el embrollo la cuestión es salir de él de la forma más decorosa posible. ¿A alguien le hubiera apetecido un corralito? Sin embargo, debo confesar que a mí particularmente me preocupan más las familias a las que nadie avisó del juego en el que estaban entrando cuando se endeudaban hasta las cejas con un euribor al 2% en plena gestación de la crisis. ¿Será contraproducente a largo plazo mantener los tipos bajos? Sólo el tiempo nos dará o nos quitará la razón, pero ya saben que a largo plazo, todos muertos.

Sobre la postura austriaca, enlazo el artículo que Adrián Ravier ha recomendado al respecto en los comentarios.

Es difícil saber qué hubiera pasado si se hubiera actuado de diferente manera. ¿Se habría ido todo al garete? Lo primero que hay que decir es que quizás las actuaciones para salvar del colapso al sistema hayan sido adecuadas, como sugería en mi post original. Y creo que en este sentido va el artículo de Adrián. Por otro lado le recomiendo este otro artículo de Rallo, “Sí había alternativa”, en referencia a la caída de Lehman Brothers y las medidas de respuesta de la crisis.

Ese engaño al que fueron sometidas las familias sobre-endeudándose a tipos artificialmente bajos –y las empresas, promotoras, etc.- es una manifestación característica del ciclo económico, y de las actuaciones de los bancos centrales expandiendo el crédito y manteniendo extremadamente bajos los tipos. Así se distorsionan las señales de mercado y se induce a errores sistemáticos. Luego unos se ven con que han metido la pata hasta el fondo, hasta arriba de deudas. Y otros, normalmente los grandes peces gordos, son rescatados con dinero público, y ‘aquí no ha pasado nada’.

En este sentido, si un problema que nos llevó a la crisis (y a los problemas de esas familias) fue el de mantener los tipos bajos, tengo mis dudas de que lo idóneo sea volver a repetir la misma estrategia. Y por supuesto, a mí también me importan las familias.

¿Trichet o Bernake? Otra difícil cuestión. Si como buenos liberales creemos en la capacidad transmisora de señales de los precios de mercado, notemos que el Dow Jones arrastra una caída anual del 3,54%, mientras el IBEX35 arrastra un -13,94%, el CAC40 un -8,42% y el DAX un -7,71%. Si nos vamos a las proyecciones del FMI para 2010, se prevé un crecimiento del 2,7% en EEUU frente al 1% de la zona €uro, y un 2,4% frente a un 1,6% para 2011. El FMI destaca por otra parte en su último informe el dinamismo del consumo en EEUU y el repunte de la confianza junto a una previsión de baja inflación.

Sí, es una cuestión muy complicada. Creemos en la “capacidad transmisora de señales de los precios de mercado”, pero en muchas ocasiones ésos precios están muy distorsionados por procesos inflacionarios. Tenga en cuenta el crucial papel del dinero, que afecta a todos los precios, e induce a distorsiones a lo largo y ancho de la estructura productiva y de precios relativos. Aquí incluiríamos los episodios de burbujas bursátiles e inmobiliaria recientes). También creemos en la existencia de burbujas, las más peligrosas de las cuales son gracias a la expansión del crédito.

Por otra parte, la política monetaria, a pesar de lo importante que es, no lo es todo, y no tiene porqué existir una relación de causalidad entre una política monetaria más laxa y unos datos de previsión de crecimiento o de cotizaciones bursátiles mejores. Hay otros muchos factores que pueden determinar que la recuperación sea más rápida, como la velocidad a la que se produce el ajuste de precios, a pesar de los intentos de evitar ese proceso mediante esa misma política monetaria, lo que depende de factores estructurales, reales, y demás.

Creo no haber entendido bien este punto. Si no me equivoco, la caída del euribor tuvo que ver más que con una caída de la demanda del crédito con las novedosas inyecciones de liquidez a un año del BCE. Hasta 440.000 millones de €uros tan solo en la primera. Por otra parte, si hablamos con cualquier pyme que está al borde del cierre por falta muchas veces no de solvencia, sino de liquidez, convendremos que no es demanda de crédito lo que falta.

Este punto era más bien una pregunta por mi parte. Sin embargo, a pesar de lo cierto de su afirmación, sí que es verdad que la demanda solvente de crédito se ha reducido, por un lado por la necesidad de desapalancamiento y de reducir deuda o amortizarla por parte de los agentes económicos, y por otro lado por su empeoramiento de la situación financiera, que reduce su solvencia.

Hace usted referencia a la breve y profunda recesión de 1920-21. Esta crisis alargó sus efectos en realidad hasta 1924, y tuvo mucho que ver con el desajuste de oferta y demanda y la reconversión necesaria tras la Gran Guerra, por lo que creo que es un tanto peligroso establecer paralelismos con la situación actual. No nombra usted por cierto que la restricción monetaria fue acompañada por medidas proteccionistas por parte de EEUU, con graves efectos para Europa. Por otra parte, EEUU gozaba como gran triunfadora del conflicto de una cómoda posición acreedora de la que ahora carece. En una economía ampliamente globalizada (y creo sin temor a equivocarme que tanto ustedes como yo renegamos por igual del proteccionismo) esta receta ya no es válida.

Éste es un punto que solo toqué de pasada, porque solo he analizado el tema superficialmente, con ayuda de algunos gráficos de desempleo, producción y precios.

¿Hiperinflación o deflación? Ninguna por favor. No sé qué me desagrada más, si la idea de haber vivido en 1922 en Alemania o en 1930 en EEUU. Pero, ¿cuál es el problema de mantener una tasa de inflación controlada y predecible de, digamos, el 6%? Esto por otra parte permitiría a los bancos centrales gozar de una mayor capacidad de reacción que actualmente, si bien no ignoro su oposición a la manipulación de los tipos de interés como instrumento de política económica.

Obviamente ningún panorama es deseable. Algunos de los problemas con la inflación los he tocado aquí. Hay otros relacionados con las distorsiones que ésta genera sobre la estructura productiva (consecuencia en última instancia del ciclo económico), la pérdida de valor del dinero y lo que ello genera, etc. Además, puede ser engañoso el fijarse un objetivo de un tanto por ciento de subida de precios. Eso no tiene en cuenta la evolución en la productividad, por ejemplo.

Como addendum, agrego el comentario (editado por los enlaces) de Adrián, y la réplica de Cuadernos Keynesianos abajo:

Las diferencias son de base, y de ahí que resulte difícil debatir sobre tantos puntos. Dedicaré este comentario sólo a linkear trabajos donde intenté responder a algunos de estos cuestionamientos.

1. Sobre la causa de la depresión, habría mucho que debatir. Si no me equivoco “Cuadernos Keynesianos” guarda una línea similar a la de Samuelson. De ahí que puede ser interesante la lectura de este artículo.

2. No estoy seguro de que “Cuadernos Keynesianos” conozca la postura austríaca ante la crisis. El “reajuste rápido, aunque doloroso” no lo veo como una buena síntesis. Recomiendo la lectura de este otro artículo donde intento repasar la respuesta de Hayek a la crisis:

3. Respecto a quién ha desarrollado una peor política monetaria, si Trichet o Bernanke, debo decir que resulta enormemente difícil la elección. Ambos siguen una misma línea. Quizás Trichet tuvo una política monetaria un poco menos volátil.

5. Pienso que sería mejor comparar la actual situación de EEUU con los años 1933-1937, que con los años siguientes a la crisis de 1920-21. Pienso que habrá una crisis en W. Lo he expuesto con más detalle aquí.

6. Respecto a la política anti-deflacionista, recomiendo la lectura de este ensayo.

Espero ayude. Atte,
Adrián Ravier

Replica Cuadernos Keynesianos a Adrián. Copio igualmente:

He leído con interés sus artículos en libertad digital y le felicito por la calidad de los mismos. Unos breves comentarios:

– Respecto a las causas de la crisis, más que con las tesis del profesor Samuelson me quedo con la idea de la mala calificación de los riesgos en los que el sistema estaba incurriendo. Les recomiendo a este respecto un par de artículos: 1 y 2

– Respecto a la teoría de la escuela austriaca del ciclo, creo tener clara la idea: los tipos de interés artificialmente bajos y los precios distorsionados promueven las malas inversiones. La crisis es finalmente inevitable con la necesaria liquidación y reajuste del mercado, y mantener los tipos bajos sólo alarga la borrachera. A este respecto, tan solo apuntar que la época de tipos bajos que alimentó la burbuja creo que se debe, más que a una política monetaria errónea, a la abundancia de ahorro y crédito, principalmente a causa del gran superávit de China.

– Finalmente, respecto a la responsabilidad de la Fed en la Gran Depresión, recordar que si bien ésta siguió alimentando la base monetaria entre 1929 y 1932, no pudo lograr mantener la oferta monetaria debido al hundimiento del multiplicador como causa del incremento de los coeficientes de reservas bancarios y de efectivo de las familias, lógica reacción a las quiebras. Algo parecido a la década pérdida de Japón. En la trampa de la liquidez se basó Keynes para argumentar la necesidad de la política fiscal cuando la monetaria no da más de sí, como bien saben.

Les invito finalmente a leer este artículo (largo, pero muy ilustrativo) de Krugman exponiendo, creo que con aceptable ecuanimidad, las luces y las sombras del legado del profesor Friedman.

ACTUALIZACIÓN (a día 5 de Marzo):

Creo que viene muy al pelo el último artículo de J. R. Rallo, que trata sobre la naturaleza de los tipos de interés (como un fenómeno real derivado de las preferencias de los agentes sobre la relación entre bienes presentes y bienes futuros), las causas de su evolución en el último ciclo y las implicaciones para la política monetaria de tipo de interés de hoy. Copio fragmentos:

Los bancos centrales pueden manipular durante un tiempo los tipos de interés, pero no indefinidamente.

¿a qué se debe que los tipos de interés estén tan sumamente bajos a día de hoy? Pues a que los agentes están renunciando a controlar bienes presentes

Hay muchos hoolingans de la banca central que sostienen que la Reserva Federal debería mantener bajos los tipos de interés hasta que se produzca la recuperación… e incluso más allá si esto contribuye a apuntalarla. No entienden que no es la banca central hoy la que mantiene bajos los tipos de interés, sino una estancada demanda de crédito. Se puede llevar el caballo al río, pero no forzarlo a beber.

De ahí que Trichet haga bien en advertir de que los tipos de interés subirán en el futuro y que no hará esfuerzos inflacionistas para mantenerlos artificialmente bajos. En la medida en que la economía se recupere y los empresarios quieran volver a invertir (a controlar más bienes presentes), los tipos de interés deberán subir. Lo contrario sólo generaría inútilmente inflación.

El periodo de bajada de tipos del 6,5% al 1% de la Fed, ¿sería entonces un ejemplo de la influencia (temporal, no indefinidamente) del banco central sobre los tipos de interés? Según lo entiendo, lo “efímero” del control de la Fed sobre los tipos de interés se manifestaría a partir de las subidas abruptas. El mercado se rebela a los banqueros centrales. ¿No les quedó más remedio a los banqueros centrales que subir los tipos (dado que temían tensiones inflacionistas, alguna burbujita que otra…), o fue el mercado quien tiró de los tipos hacia arriba? ¿Evidencias empíricas de esto?

Anuncios

Responses

  1. Agradezco la respuesta de Cuadernos Keynesianos (aunque me gustaría conocer el nombre de quien escribe).

    El primer punto me lleva a leer los artículos 1 y 2. Lamentablemente no puedo hacerlo hoy. Espero hacerlo pronto.

    El punto 2 me lleva a volver a linkear el artículo sobre la contracción secundaria. No digo que no comprenda la teoría del ciclo, digo que la solución de Hayek no es liquidacionista como se suele decir. Hayek habría aceptado la necesidad de expandir la base, ante una contracción secundaria de dinero.

    http://www.libertaddigital.com/opinion/adrian-ravier/combatiendo-la-contraccion-secundaria-50465/

    La respuesta al punto 3 la traté en este artículo. Realmente me gustaría conocer la opinión de Cuadernos keynesianos al respecto, pues aun no entiendo esto que menciono allí:

    http://www.libertaddigital.com/opinion/adrian-ravier/el-mito-del-saving-glut-51134/

    “La pregunta que no encuentra respuesta bajo la explicación de los dos últimos presidentes de la Fed es la siguiente: si la reducción en los tipos de interés a corto plazo obedece a factores reales, como la abundancia mundial de ahorros, ¿cuál es la explicación para la subida de estos tipos de interés? Recordemos que entre mediados de 2004 y mediados de 2006, estos tipos de interés subieron del 1 al 5,25%, tras 17 incrementos consecutivos y periódicos de 25 puntos básicos.”

  2. Al punto sobre la teoría del exceso de ahorros asiático, me gustaría añadir algunos puntos y enlaces más donde se ha tratado este tema.

    En efecto, la defensa de Greenspan en cuanto a la evolución de los tipos de interés y al limitado impacto de los tipos de interés a corto sobre los de 30 años (hipotecas), es cierta. Como dices, el effective federal fund rate cae 550 puntos básicos mientras que el mortgage rate cae bastante menos. Pero luego hay otros mecanismos de transmisión de los tipos a corto sobre las hipotecas que éstos no tienen en cuenta:

    “Surely the existence of adjustable-rate mortgages (accounting for about one-third of mortgages starting in 2003) linked the mortgage market and short-term rates. Moreover, says Taylor, whatever minor decoupling occurred, happened because bond investors were flummoxed by the Fed’s odd behavior.” (http://www.forbes.com/2009/04/02/greenspan-john-taylor-fed-rates-china-opinions-columnists-housing-bubble.html)

    Y luego otro elemento que creo que es importante de la defensa hacen de sí mismos los central bankers es que el exceso de ahorro llevó a los inversores a invertir en productos e inversiones cada vez más arriesgadas, con el fin de conseguir una rentabilidad similar (más o menos lo de la eficiencia marginal del capital decreciente). Véase: http://www.liberalismo.org/bitacoras/5/5190/comentarios/adicionales/ahorro/asiatico/

    Otros economistas como p.ej John B. Taylor niegan incluso que los ahorros asiáticos fueran altos. Esto lo dice Selgin en http://mises.org/story/3200: “Taylor also rejects Greenspan’s “global savings glut” defense. Using IMF data he shows that global savings actually declined as a share of world GNP from 25 percent in the 1970s to 21 percent between 2003 and 2005.” Y más:

    “Taylor also takes on Greenspan’s excuse that he was helpless in the face of a global saving glut. Cutting off the feet of Greenspan’s excuse, Taylor says there wasn’t a glut, there was a shortage. Figures from the International Monetary Fund show global saving rates, as a share of world GDP, were low during 2002 to 2004–way lower than rates in the 1970s and 1980s. In fact, the global saving rate fell at the end of 1990s, hitting bottom about 2003.”

    http://www.forbes.com/2009/04/02/greenspan-john-taylor-fed-rates-china-opinions-columnists-housing-bubble.html (en este link contiene un gráfico del IMF mostrando esto. Muy revelador).

    Y por último, en este trabajo se ponen cara a cara ambas explicaciones: exceso de liquidez y exceso de ahorros: http://www.catalactica.com.ar/?p=42

    Sobre el artículo de Krugman acerca de Friedman, lo leí en su día. Me pareció ilustrativo de la evolución del pensamiento macro. No soy un gran defensor ni conocedor de la obra de Friedman, pero sí vi reacciones de gente que sí lo son al artículo, donde lo criticaban por ser muy sesgado y parcial. Su artículo Why Did Economists Get it So Wrong? también me pareció interesante, e igualmente fue respondido y debatido por otros economistas.
    Topamos aquí con interpretaciones, más sesgadas o menos según el criterio e ideología de cada uno. Y lo más fácil es perderse.

    Saludos

  3. Por falta de tiempo no he leído el artículo por completo pero sí leí los puntos que más me llaman la atención.

    1. Déficits: es cierto que con Reagan hubo mucho pero hay una división de opiniones acerca de si eso es bueno o malo, incluso dentro del liberalismo. Obviamente a mí no me parece buena solución.

    Fíjese lo que pasó en España:

    El dinero que inyectó el BCE en junio se utilizó para financiar el déficit del Gobierno y así crear una demanda artificial respecto a la economía real. Pero no duró mucho y volvemos a lo mismo de los déficits.

    La economía no se recuperará en España y no volveremos a crecer hasta que nuestros productos sean más atractivos de precio. Y eso significa una indispensable devaluación interna.

    Quería también comentar acerca de lo que dijo bsanchez pero no sé si hacerlo aquí o en el hilo anterior sobre Trichet…avíseme porque igual procede más allí que aquí.

    Saludos

    • Comente aqui mejor, Alfredo. Pegue mejor el extracto del comentario de bsanchez primero, y luego comente lo que considere. Tratare de hacerle llegar su comentario. Gracias

      ________________________________

  4. vale.

    bsanchez dijo:

    “A mí lo que me sigue preocupando es la interacción entre la política monetaria y la fiscal. Creo que la Fed (y el Banco de Inglaterra) no van a poder apretar (? tighten, I mean) su política monetaria lo suficiente debido al problema que eso causará para la financiación de los déficits presupuestarios y la refinanciación de la deuda pública.”

    Sí, el error de la idea de reducir demasiados impuestos a la vez era, y en esto pecó Reagan de demasiado optimismo (a diferencia de Margaret Thatcher) de que más dinero en manos de la ciudadanía iba a traducirse a menos necesidad de déficit del gobierno.

    Creo, pues, y me duele decirlo porque no creo que más impuestos sea la solución pero por lo menos por ahora, dos cosas:

    se tendría que sí, subir un poco los tipos de interés en esos países y, sí, aumentar algunos impuestos, como quizás los indirectos.

    De todas formas NUNCA debemos, yo el que menos, mezclar política monetaria con política fiscal.

    Respecto a lo que dijo “cuadernoskeynesianos”, la verdad es que no sé por qué se preocupa tanto por una devaluación leve que es necesaríasísima para la corrección que un país como España precisa.

    No es que yo esté “a favor” de la deflación, es que creo que la alternativa es mucho, muchísimo peor y cuanto antes tragemos el jarabe de palo, mejor será para evitar más dolores innecesarios.

  5. Alfredo,

    Yo empezaría atacando el problema fiscal por el gasto. Hay mucho que se puede cortar antes de siquiera plantearse subir impuestos.

    “De todas formas NUNCA debemos… mezclar política monetaria con política fiscal”

    Creo que lo que han demostrado los últimos meses es que están íntimamente ligadas y no se pueden separar. La independencia de los bancos centrales es una falacia que nos la podíamos creer durante “the great moderation”, pero cuando estamos en crisis esta claro que las élites político-financieras actuan de común acuerdo.

    Lo que a mí me preocupa, y no sé si lo he transmitido bien, es que la expansión monetaria a sido tan brutal que puede que el tightening tenga que ser bastante radical también – no de subir ‘un poco’ los tipos de interés como dices.

    Y si hubiera necesidad de un tightening radical los gobiernos con déficits de un 10% del PIB no lo van a permitir, lo cual nos llevará a una espiral inflacionaria.

    Admito que es un riesgo algo extremo y mucha gente que sabe mucho más que yo no se ponen de acuerdo sobre las probabilidades, así que nada, a esperar y ver lo que pasa.

  6. @bsanchez:

    “Yo empezaría atacando el problema fiscal por el gasto. Hay mucho que se puede cortar antes de siquiera plantearse subir impuestos.”

    De acuerdo con esto, sí.

    “Creo que lo que han demostrado los últimos meses es que están íntimamente ligadas y no se pueden separar. La independencia de los bancos centrales es una falacia que nos la podíamos creer durante “the great moderation”, pero cuando estamos en crisis esta claro que las élites político-financieras actuan de común acuerdo.”

    Pena que no tenemos el “bundesbank”. No existe una independencia óptima para un banco central pero sí debemos encaminarnos hacia mucha más insulación que ayude a facilitar la independencia. Pero al final, todo es político.

    “Lo que a mí me preocupa, y no sé si lo he transmitido bien, es que la expansión monetaria a sido tan brutal que puede que el tightening tenga que ser bastante radical también – no de subir ‘un poco’ los tipos de interés como dices.”

    Ah claro: el problema está en que, como ya ha dicho ud mismo y Ángel, no sabemos si tenemos a una población políticamente preparada para eso, ni moralmente menos. Pero, no hay alternativas si queremos crecer.

    • “no sabemos si tenemos a una población políticamente preparada para eso, ni moralmente menos.”

      Creo que es usted demasiado optimista. En mi opinión sí que lo sabemos, y la respuesta es (rotundamente) no. No me imagino a los sindicatos aceptando recortes salariales. Antes los veo en la calle montando lío, que es lo suyo. En Grecia ya lo están haciendo.

      Y sobre la moral, después de haber re-votado a ZP en la segunda legislatura, y después de que siga siendo el líder político más valorado, pues menudo panorama.

  7. Bueno, Ángel, a veces muchos me acusan de ser demasiado optimista y puede que sí, pero también creo que todo es posible: ¿quién pensaba hace tan sólo 7 años que ZP iba a ser el político más valorado y votado?

    Sobre los sindicatos: que monten ruido pero al final no pueden hacer mucho: sin el Estado no tendrían dinero. Les toca pues, acoplarse.

    • Lo de los sindicatos: eso siempre que el Estado no les conceda dinero. Pero yo veo que sindicatos y gobierno se llevan bastante bien. Además del ruido, puede que consigan “cosas” del gobierno, como suelen hacer al menos aquí.

      Todo es posible, pero me decantaría que lo malo es más probable que lo bueno. Si bien un matiz: las últimas semanas con los avisos a ZP, y los previsibiles cambios en política económica, pueden dar algo de esperanza. Pero las reformas, si las hacen, las harán porque están cogidos por el cuello.

  8. Estimados amigos,

    Son muchos los temas interesantes que están surgiendo en este debate, y lamento no poder dedicarle el tiempo que desearía. Algunas consideraciones respecto a las últimas aportaciones:

    – Coincido con Ángel en la correlación existente entre la naturaleza fiduciaria del sistema monetario y la proliferación de derivados, sin embargo creo que es demasiado pretencioso atribuir a este fenómeno toda la responsabilidad de su proliferación. ¿Qué hay de la explosión de los CDS que van ligados a activos que nada tienen que ver con las variables que manejan los gobiernos o la autoridad monetaria? ¿Podemos alegar que los agentes sólo pretenden cubrirse ante los elevados riesgos en los que conscientemente están incurriendo? El responsable último de los riesgos asumidos en los mercados es el inversor, no la autoridad monetaria.

    – Es cierto Ángel que los bancos que no han invertido en basura también han tenido problemas, pero la explicación de esto es sencilla: la crisis financiera acaba lastrando a la economía real afectando por tanto a todos, incluídos los bancos y empresas responsables.

    – Respecto a si había alternativa, discrepo con el señor Rallo en que “En España (…) la izquierda les regalaba carretillas de dinero a los banqueros y a sus compinches de las cajas”. Teóricamente la cesión temporal de activos no debe suponer un coste para las arcas públicas, sino un ingreso.

    – Pasando a la pregunta de Adrián acerca de la bajada de intereses del 6,50% al 1% durante 2001 y la posterior subida hasta el 5,25% en 2006, lamento desconocer la respuesta. Supongo que, aparte de la cuestión monetaria, en 2001 fue determinante la necesidad de impulsar el crecimiento ante la incertidumbre que siguió al 11S. En 2006 se alegaron las tensiones inflacionistas como consecuencia de unas economías quizás ya demasiado recalentadas y el encarecimiento (con no poco componente especulativo) de petróleo y materias primas, y así se terminó la fiesta. Supongo que tampoco es cuestión baladí la depredación del mayor o menor ahorro mundial que han realizado economías con fuertes déficits comerciales como la española o la estadounidense.

    – En cuanto al comentario de Valcárcel, apuntar que las reducciones de impuestos de Reagan me preocupan ante todo (al igual de las de Bush) por a quiénes fueron dirigidas. No conozco en profundidad las actuaciones de Thatcher al respecto pero sí es contrastable un resultado común en los dos lados del Atlántico: el obsceno incremento de los índices de desigualdad durante sus mandatos.

    – ¿Más impuestos o menos impuestos? Keynes propondría menos, no más, pero ahí está el problema del déficit. El profesor Akerlof, al contrario, afirma que “subir impuestos me parece buena idea: en caso contrario habría que reducir el gasto, y ahora mismo hay que mantener los estímulos. Es una manera de redistribuir la carga de la crisis. El problema puede ser si el Gobierno sube los impuestos y a la vez recorta el gasto por la presión del déficit público. California atraviesa una enorme crisis fiscal y está recortando masivamente el gasto público. Ésa es la dirección errónea.”

    http://www.elpais.com/articulo/economia/Subir/impuestos/buena/idea/elpepieco/20091123elpepieco_4/Tes

    Por mi parte creo tener claro qué deberíamos hacer con el gasto, por lo menos el gasto social y las inversiones. En cuanto a los impuestos (como con el debate del patrón oro en sus filas) tampoco gozamos de unanimidad.

    – Siguiendo con el comentario de Valcárcel, señala que

    “Respecto a lo que dijo “cuadernoskeynesianos”, la verdad es que no sé por qué se preocupa tanto por una devaluación leve que es necesaríasísima para la corrección que un país como España precisa.”

    No sé cuál de las afirmaciones que he reflejado hasta ahora le ha llevado a esta conclusión, pero lo cierto es que pienso que la devaluación es necesaria. Ahora bien, más que reducir sueldos y precios un 15% como dice Krugman (nuestro país no está preparado para eso, y con razones obvias, después de ver cosas como la jubilación de Goirigolzarri), creo que debemos mejorar nuestro tipo de cambio real a través de una contención de los precios interiores y de ganar productividad a través de la reestructuración de nuestra economía para reducir los costes laborales unitarios sin rebajar los sueldos nominales.

    – Respecto a la independencia de los bancos centrales, y reconociendo de antemano sus evidentes logros durante la época del SME, no caigan en el error de idolatrar demasiado al Bundesbank. En el gráfico que les ofrezco se aprecia una clarísima correlación de su output monetario con el ciclo electoral:

    – Sindicatos. No se puede vivir con ellos y sin ellos tampoco. Hoy en la BBC ya están poniéndonos a caldo por el acuerdo salarial. Está claro que entre el insider y el outsider tienen sus preferencias bien definidas a favor de los primeros. Su posicionamiento en el sector de la educación secundaria, a modo de ejemplo particular, directamente raya lo vomitivo.

    Por cierto, en respuesta a Adrián, mi nombre es Roberto.

    Un saludo a todos.

  9. Estimado Roberto,

    Veo una contradicción entre afirmar una defensa a la teoría del saving glut, pero no poder explicar por qué la tasa de interés, de repente, subió 17 veces consecutivas, a más del 5 %, lo cual generó la gran crisis de 2008.

    Se supone en esta teoría -que defiende el propio Bernanke- que la Fed se encaprichó con subir las tasas inexplicablemente?

  10. Y si tal subida se debió a un mayor riesgo inflacionario, como han destacado desde la Fed en innumerables ocasiones, qué provocó ese riesgo inflacionario?

    Por qué negar las consecuencias de una política de dienro fácil como causa de la crisis?

    Realmente no lo entiendo. Y no lo entiendo, luego de leer prácticamente todas las explicaciones de aquellos que defienden el saving glut.

    Gracias por su tiempo Roberto!

  11. Adrián,

    Como comentaba anteriormente, no tengo nada clara la cuestión de la subida de tipos de 2006 que haría reventar la burbuja, aunque es cierto que tras las tensiones inflacionarias (recordemos, provocadas por los incrementos en la cotización del petróleo y el precio de los alimentos básicos y trasladadas al resto de la cadena) había de hecho condicionantes reales además de los monetarios: incremento de la demanda de petróleo y carne (y por tanto de pienso) en los países en desarrollo, especialmente China, uso de oleaginosas para fabricación de biocombustibles, la persistente sequía australiana…

    Es interesante este artículo al respecto:

    http://www.nytimes.com/2008/04/07/opinion/07krugman.html

    Saludos

  12. Gracias por los comentarios, Roberto. Creo que introduce matices interesantes, y sobre los que no tengo más que decir.

  13. Un saludo, Ángel.

  14. @cuadernos keynesianos/Roberto:

    “En cuanto al comentario de Valcárcel, apuntar que las reducciones de impuestos de Reagan me preocupan ante todo (al igual de las de Bush) por a quiénes fueron dirigidas. No conozco en profundidad las actuaciones de Thatcher al respecto pero sí es contrastable un resultado común en los dos lados del Atlántico: el obsceno incremento de los índices de desigualdad durante sus mandatos.”

    Señor, todos los niveles salariales después de Thatcher y Bush/Reagan fueron infinitamente superiores a lo que eran en la época socialista inglesa. Siempre que veo este argumento de la “desigualdad” me viene a la mente lo mismo de siempre – con este tipo de criterio anti-liberal, los pobres serían más pobres de lo que son, ya que los ricos tendrían menos. Así no es como construimos un país más próspero.

    Me niego a aceptar que eso del “incremento” en los índices de desigualdad sea tan negativo como lo pintan algunos porque en esa ecuación también entra gente muy pobre que lo es por su propia conducta, no por lo que haya podido hacer Thatcher o Reagan.

    “en caso contrario habría que reducir el gasto, y ahora mismo hay que mantener los estímulos. Es una manera de redistribuir la carga de la crisis.”

    Bueno yo preferiría un incremento del IVA y los impuestos indirectos, no freír con impuestos a los que generan empleo.

    “El problema puede ser si el Gobierno sube los impuestos y a la vez recorta el gasto por la presión del déficit público. California atraviesa una enorme crisis fiscal y está recortando masivamente el gasto público. Ésa es la dirección errónea.”

    Yo haría los dos: recortes del gasto público masivos y subida de impuestos: funcionó perfectamente en una crisis mucho más aguda que la que tenemos ahora en el Reino Unido: 1979-1987 más o menos que es cuando la Dama De Hierro tiró la toalla y dejó que Nigel Lawson se salga con la suya y hubo una burbuja crediticia.

    “o sé cuál de las afirmaciones que he reflejado hasta ahora le ha llevado a esta conclusión, pero lo cierto es que pienso que la devaluación es necesaria.”

    Ya pero yo no hablo de una devaluación de la moneda: hablo de una devaluación interna de lo que producimos: sueldos, precios de la vivienda, et cétera.

    ¿Cómo que no estamos “preparados” para eso? ¿Qué tendrá que ver la jubilación de Goirigolzarri? ¿Acaso no se lo ha ganado él? No veo la conexión.

    “creo que debemos mejorar nuestro tipo de cambio real a través de una contención de los precios interiores y de ganar productividad a través de la reestructuración de nuestra economía para reducir los costes laborales unitarios sin rebajar los sueldos nominales.”

    Esto lo podría aceptar yo pero habría que ver la letra fina.

    “Respecto a la independencia de los bancos centrales, y reconociendo de antemano sus evidentes logros durante la época del SME, no caigan en el error de idolatrar demasiado al Bundesbank. En el gráfico que les ofrezco se aprecia una clarísima correlación de su output monetario con el ciclo electoral”

    No claro, ninguna institución es perfecta pero entre el Bundesbank y lo que hay ahora, lo llevo claro.

    De acuerdo con usted y los sindicatos: pero además me opongo a que reciban dinero público.

  15. […] como “Debate con Cuadernos Keynesianos: orígenes crisis y política monetaria”. Ver post actualizado. Por darle un poco de contenido a esto, copio lo que he actualizado (y lo que añado sobre la […]

  16. […] Debate con Cuadernos Keynesianos: orígenes crisis y política monetaria (actualizado) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: