Posteado por: amartinoro | febrero 14, 2010

Econometría, matemáticas, Escuela Austriaca, y otras divagaciones

Lo prometido es deuda, aunque sea con mucho retraso. Tras un largo paréntesis retomo (y acabo, espero) el tema de la econometría y las matemáticas que inicié. Ver parte primera, y parte segunda. Cuando me puse a escribir sobre este tema pensaba que lo iban a visitar cuatro o cinco, pero para mi sorpresa, es el segundo post más visitado desde que empecé el blog (el primero es el de la desaparición del paper de Block; lo que tiene el morbo…). Si alguien tiene alguna explicación, sería bienvenida. De momento mantengo la de que el nicho de mercado al que va este blog es bastante “especial” (eufemismo de freak).

Aquí estamos de nuevo para satisfacer la demanda de posts de blog sobre econometría y herramientas cuantitativas, y la relación de todo esto con la teoría de la economía austriaca.

Hasta ahora, entonces, he tratado de mostrar que el rechazo de la Escuela Austriaca a la econometría no es tan radical como a veces se dice. O al menos, existen economistas de esta tradición que son bastante tolerantes con su uso. Luego, claro, hay otros que la rechazan por completo. Jesús Huerta de Soto es muy crítico, por ejemplo. Y en su caso no puede hablarse en absoluto de que no conozca las herramientas, porque las debe de conocer al dedillo, ya que es actuario de seguros, y si no me equivoco, especializado en econometría actuarial (según le escuché un día).

Sobre el uso y los problemas con las matemáticas, aquí hay un debate muy muy interesante en el blog de Cooperation Problem. Algunos de los que intervienen son Peter Boettke, Steve Horwitz, Prychitko, Richard Ebeling o Roger Koppl. (Esta es una de las maravillas de Internet y el fenómeno de los blogs, leer cómo intercambian sus comentarios gente como ésta, de manera totalmente pública y abierta).

¿Cuál es el problema de las matemáticas?, se pregunta Boettke. Y responde:

It is not mathematics. When mathematical techniques are used correctly they are extremely helpful — perhaps essential — to clear thinking on many topics.  But when questions are restricted due to mathematical tractability, or models are developed which assume what they are supposed to prove, mathematical techniques can hinder progress in the social sciences.

This argument is not new — especially to careful readers of the Austrian tradition of economic scholarship.  This was essentially the argument with those who developed the mathematical model of market socialism in the 1930s and 1940s, and with those who depicted the market economy in the perfectly competitive general equilibrium model in the 1960s and early 1970s.  These mathematical models Mises, Hayek, Kirzner respectively attempted to demonstrate assumed what they had to prove, and in doing so blocked from our economic view essential characteristics of the market economy — namely processes of adjustment to changing conditions, competition as rivalry, and entrepreneurial alertness as the driving force of the market economy.

Sin embargo, la profesión no toma demasiado en serio esta posición: Las teorías, si no son expresadas mediante modelos matemáticos, da la impresión de que son puras divagaciones, que no pueden discutirse, probarse ciertos o falsos con métodos científicos y objetivos. Sin embargo, podemos ver cómo existen numerosos modelos que dicen cosas distintas, escuelas o corrientes de pensamiento que, usando las herramientas mainstream, están muy en desacuerdo en ciertas cuestiones. El papel de las hipótesis detrás de los modelos imagino que será clave. Pero entonces, eso relativiza la crítica que se le haría a los modelos de lógica verbal.

Por otro lado, si los modelos matemáticos ofrecen esa posibilidad de ser perfilados, ampliados y mejorados, si tienen ese carácter científico que se les asocia, ¿por qué tantos fracasos a la hora de explicar y prever ciertos fenómenos de notable importancia? Ya sea la Gran Depresión, la crisis de los 70, la crisis actual, el colapso del socialismo… Y curiosamente, prácticamente en todos estos casos (desconozco acerca de la crisis de los 70), economistas sin formalizar matemáticamente, si no predijeron estos acontecimientos, al menos sí que se acercaron bastante a ello, y no les pilló con el pie cambiado. Un ejemplo de esto que me gusta bastante es la escasa previsión de esta crisis de Milton Friedman. Bernanke es otro que tal anda.

Nos enfrentamos ante un mundo social cambiante, muy incierto. Los agentes económicos -seres humanos- no responden mecánicamente ante lo que sucede alrededor, ni ante los incentivos. Primero se requiere se que éstos interpreten las señales y circunstancias exteriores. Esa interpretación es subjetiva, y puede cambiar de un sujeto a otro, y de un momento a otro. Difícil, si no imposible, predeterminar los comportamientos humanos. Aunque se podría decir que los modelos se conformarían con ‘acertar’ de media, en los casos “normales”, y para términos agregados, no individuales. Pero, aquí se nos pueden colar eventos poco probables en principio, pero que luego resultan ser cruciales. (Ver la reseña de Rallo de The Economics of Time and Ignorance). Y con eso no conseguiríamos una comprensión cabal de los fenómenos de mercado -fundamentados en el individuo y en su acción- sino generalizaciones, que aun así podrían tener cierta utilidad para otros usos.

Por otro lado, los agentes son (¿somos?) creativos, en el sentido de que (en ocasiones) no nos conformamos con lo que hay ya predeterminado, sino que (a veces) vamos a por más, vamos más allá, buscamos nuevas formas de hacer las cosas, encontramos conexiones causales entre dos ideas u objetos en las que no habíamos caído… en definitiva, usamos el conocimiento y la información a nuestro alcance (por supuesto, de forma limitada e imperfecta), pero también generamos nuevo conocimiento.

No obstante, tampoco hay que idealizar el comportamiento o la funnción empresaria del común de los mortales, que somos más bien de seguir rutinas fijas (ir al mismo restaurante, ir por la misma calle en vez de probar nuevos caminos, coger siempre la misma marca del producto que sea, etc.), lo que nos evita y frena esa generación de nuevo conocimiento, pero al mismo tiempo es lo que hacemos porque somos así. En este podcast de EconTalk con Willingham, un psicólogo autor de un libro llamado ¿Por qué a los estudiantes no les gusta la escuela?, sostiene lo siguiente:

thinking is hard, brain tries not to do it. What do you mean? We think of ourselves as the pinnacle of creation exactly because we are so good at abstract thought. Compared to other animals, there is no doubt. When you compare the mental processes involved with abstract reasoning, high level thought, dealing with novel problems, to other mental processes the mind and brain handle, they are not all that effective. Compare vision–unbelievably reliable. Walk into a room and in less than one second, appreciation of the objects in the room and almost never wrong. Thinking processes–very slow, unreliable, effortful. Vision takes no effort; after an hour of hard work thinking about a difficult problem people will say they are tired out. Most of the time we will avoid thinking if we can; refuge we move to is memory. In our everyday lives, constantly encountering problems that if we wanted to we could think about them in novel ways. Go to grocery store; confronted with three dozen varieties or more of bread. Could compare them all on price, visual appeal, nutritional content. But most of the time you just buy what you’ve bought before.

¿Es esto un matiz a la visión tan positiva del ser humano y la función empresarial de algunos autores austriacos como Huerta de Soto? No lo sé, pero me parece un punto sensato y que se ajusta a mi experiencia personal, e intuyo que también a la de la mayoría de la gente. Si bien hay diferencias entre individuos: los habrá que sigan más fielmente las rutinas, los habrá más “anárquicos”, otros casi siempre tratarán de descubrir nuevas cosas enfrentándose a problemas nuevos, etc. Y también es interesante analizar cuáles son los condicionantes sociales e institucionales que hacen que una sociedad sea más proclive al tipo de pensamiento y acción creativa, en contraposición con las rutinas y la resistencia al cambio. Creo que eso tiene ciertas implicaciones para el campo del crecimiento y desarrollo económico, dentro del subtema del papel de la función empresarial en estos procesos.

Tras este paréntesis no intencionado previamente (¿ven lo de lo impredecible que es el ser humano?) y “producto de la acción humana, pero no del diseño humano”, no es plan de continuar. Así que continuaré en otro post. Espero que sí sea el definitivo.

Anuncios

Responses

  1. “Por otro lado, si los modelos matemáticos ofrecen esa posibilidad de ser perfilados, ampliados y mejorados, si tienen ese carácter científico que se les asocia, ¿por qué tantos fracasos a la hora de explicar y prever ciertos fenómenos de notable importancia?”

    El hecho de que los “modelos” que rehuyen de la matemática sean más difíciles de refutar no dice nada a favor de ellos. Sólo dice que son “modelos” incapaces de predecir nada, y por eso son irrefutables.

    Me parece que el plantemaiento según el cual la matemática no es necesaria porque los modelos no siempre son buenos es bastante simplista. Con ese plantemiento, tú no tendrías ordenador porque, pare empezar, la física no existiría.

    Otra cosa es que los sistemas muy complejos sean difíciles o casi imposibles de modelar razonablemente. Jamás existirá un modelo matemático que prediga exactamente en qué horas y minutos del día me voy a rascar la oreja.

    El problema es que hay algunos que, desdeñando los modelos cuantitativos, pretenden hacerme creer que son capaces de predecir mis ciclos de rascada de oreja.

    Lo digo por esa teoría que circula de los ciclos económicos. Me la creeré cuando predigan el siguiente ciclo, año arriba año abajo.

    • Ahí lo que he tratado de hacer ha sido responder a la crítica que se le hace a los “modelos que rehuyen de la matemática”. No estoy muy de acuerdo en que esos “modelos” sean incapaces de predecir nada y por tanto irrefutables. Hay casos en la historia del pensamiento económico donde un autor ha tratado de refutar la teoría de otro, en términos verbales y lógicos. Por ejemplo, la crítica de Bohm-Bawerk a la teoría marxista de la explotación. Puede considerar que es una refutación o que no lo es, pero creo que los errores lógicos, las inconsistencias etc. pueden ser sacados a la luz.
      Luego, tampoco estoy seguro en que la validez de una teoría deba medirse por su capacidad predictiva (à la Friedman?). En este caso, creo que los “modelos” no matemáticos, siendo aplicados a una situación real por un analista perspicaz, sí pueden prever fenómenos. La teoría del ciclo austriaco, aunque no parece gustarle demasiado, creo que se ha acercado en este sentido.

      Le recomendaría estos dos enlaces:
      http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/5192/austriacos/predijeron/crisis/
      http://www.albertesplugas.com/blog/2008/12/predicciones-crisis.html

      Por último, como nota personal: en 2007 cuando era bastante escéptico de la teoría del ciclo austriaco, leí algún artículo de economistas austriacos donde se decía que se avecinaba una profunda crisis (si le interesa le digo qué artículos fueron). Esto en un contexto donde poca gente decía cosas así, y a pesar de los problemas de la subprime, no se pensaba que se iba a llegar a una profunda recesión. En esa fecha me dije: si se cumple lo que están diciendo esta gente, me creeré la teoría del ciclo. Y creo que ha sucedido más o menos lo que vaticinaron. Acertaron de pleno en prever una crisis profunda.

      Pero si espera que una teoría prediga con exactitud de tiempo y lugar un fenómeno, creo que le decepcionará cualquier teoría, porque eso es prácticamente, si no imposible.

  2. Veo que eres Capellista :D

    Creo que es la posición más sensata.

    Tiene un artículo, ahora no me acuerdo de cuando, que precisamente cuestiona ese ser humano que se pasa todo el día creando como lo presenta Huerta. Argumenta que el ser humano real gran parte de su tiempo se pasa ejecutando rutinas seguras relativamente eficientes donde la innovación es relativamente marginal (imitación del exito).

    La posición de Paco me parece muy interesante.

    • Je. Recuerdo haberle oído algunos comentarios hace algún tiempo que me hicieron plantearme la concepción ultra-creativa del agente económico huertista. Y creo que esta cuestión se resuelve vía empírica, y no diciendo que el ser humano es innatamente creativo y tal. Esto puede tener con el tema de las hipótesis auxiliares a los axiomas principales de la praxeología, a la interpretación Machlup de Mises de la que habla Zanotti.

  3. Se puede hacer un modelo sobre una realidad de personas pacíficas libres o sobre una realidad de personas pacíficas coaccionadas. Me preocupa el segundo caso, pues, ¿alguien pretende decirme que coaccionando a personas pacíficas se alcanza algún tipo de ‘máximo en bienestar general’? Aún suponiendo que acierten en sus predicciones, ¿es que compartimos patrón de medida de bienestar? No puede ser eso, pues si se les impone algo entonces está claro que no comparten patrón. Si no compartimos patrón, estamos hablando de imposición cuando existe la posibilidad de no molestar a estas personas y el resto que comparten patrón intenten maximizarse su bienestar. ¿O es que en el patrón de medida de bienestar de los coaccionadores no contempla como mayor beneficio la posibilidad de maximizar su beneficio sin molestar a quienes no comparten su patrón? ¿Es que su beneficio está en el hecho mismo de la coacción?

    Espero que me haya hecho entender :)

    No soy economista (soy programador) pero me gustan estas reflexiones. Mis felicitaciones al autor del blog. Un saludo.

    • Muchas gracias, Miguel. Manténgase al tanto, porque en estos días seguiré tratando este tema. Saludos

  4. […] matemáticas en economía en la tradición austriaca (parte 1) Tras las divagaciones del post anterior, continuamos con en el tema, revisando algunas opiniones de varios economistas dentro de la […]

  5. […] Esta reflexión tiene bastante que ver con una de las divagaciones de un post anterior. […]

  6. […] Aplaude el uso de las matemáticas y la econometría en economía. Un tema del que algo se ha hablado por aquí […]

  7. […] 1) Matemáticas, Escuela Austriaca, y divagaciones sobre función empresarial y agente económico […]

  8. […] lo que ya escribí hace tiempo sobre […]

  9. […] ¿Todos los economistas conceden tanta importancia a las matemáticas? La escuela austriaca es una de las pocas que recela abiertamente del poder explicativo de las matemáticas. O de ellas como única herramienta, como explicaba hace tiempo Ängel Martín Oro. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: