Posteado por: amartinoro | mayo 24, 2010

Deuda privada o pública: ¡¿pero cuál es EL problema de España?!

En el último tiempo se debate sobre cuál es el problema auténtico de la economía española, si la deuda pública o si la deuda privada. ¡A ver si nos decidimos! Si el problema es la deuda pública, el problema serán las AAPP, pero si el problema es de la deuda privada, el problema es del sector privado, o sea, del mercado y de la libertad económica. Suena apetitoso para muchos, entonces, el culpabilizar a la deuda privada de los problemas.

De hecho, algunos economistas se apresuran en señalar que la deuda pública no es el problema, sino que es la deuda privada el problema mayor, como diciéndote implícitamente que el problema no es del estado ni del intervencionismo, sino del mercado. Pero, no tan rápido. Paremos aquí y analicemos lo anterior.

Antes, pongámonos en contexto, con unas palabras de Carmen Reinhart en una entrevista concedida a La Vanguardia:

El perfil de la deuda pública española no me parece que sea más motivo de alarma que el de muchos otros países. El globo hinchado en España es la deuda privada.

En primer lugar, quizás no haya que elegir entre una u otra posibilidad, sino que realmente el problema puede ser la deuda total, pública + privada en su conjunto.

En segundo lugar, en mi opinión sería un non sequitur (una conclusión que no se sigue de las premisas, salvo dando un salto en el vacío) el culpabilizar a los mercados libres o al sector privado sin más, por el hecho de que el problema más importante sea el de la deuda privada. Las razones son varias:

  • También distintas políticas públicas gubernamentales pueden favorecer el endeudamiento, fomentar la asunción de riesgos y reducir la prudencia. Por ejemplo, la política implícita del “too big to fail”, las garantías implícitas del gobierno sobre los acreedores, etc. etc. En EEUU creo que es más evidente el tema de las garantías, no sé hasta qué punto y en qué medidas concretas ha influido en el caso de España. Luego también, claro, el fomento del endeudamiento en el sector inmobiliario con desgravaciones a las hipotecas, etc.
  • Con la afirmación de que el problema es la deuda privada parecen sugerir que el problema fue de sobreendeudamiento de los agentes económicos, lo que tiene mucho que ver con el anterior punto. Entonces, siguiendo la lógica, éstos deberían apoyar un desapalancamiento radical del sector privado para reducir sus deudas. Pero no veo que ésta sea la solución que proponen. En cambio, se proponen estímulos públicos para sostener la demanda agregada y no hacer tan traumático el proceso de ajuste. Así se piensa, y así se actúa, como ha puesto de manifiesto el gobierno con numerosas políticas en el sector inmobiliario para tratar de evitar el reajuste. Sin contar con que la explosión de deuda pública en los últimos años ha podido generar un efecto crowding-out sobre el sector privado, haciéndoles más difícil reducir su propia deuda.
  • En relación con esto, habría que preguntarse por qué en España el ajuste de la deuda privada y las instituciones financieras no ha sido tan rápido que en EEUU. ¿Quizás por ser un sistema más rígido, con unas cajas de ahorro politizadas, y un sistema bancario que trata de agarrarse al clavo ardiendo de la ayuda del Estado (en relación a las políticas inmobiliarias que mencionaba)? De nuevo Reinhart:

España tendrá que avanzar rápidamente en la reestructuración de la deuda privada y del balance de las instituciones financieras. Tal y como hemos hecho en EE. UU. Es decir, que tendrán que darse prisa con la reestructuración de las cajas, que son dinosaurios.

Sobre estas razones me explayo más en un artículo en inglés que tengo escrito y no publicado, así que si alguien está interesado, se lo enviaré con mucho gusto sin más que dejarme un comentario.

Ah, y Carmen Reinhart dice otras cosas preocupantes también:

El ciclo de la vivienda en España está más retrasado que el nuestro. En EE. UU. tocamos techo en el primer trimestre del 2006. El Reino Unido llegó un poco después. Pero en España la fiesta duró más tiempo. Así que vais a ver más viviendas embargadas en los próximos años. Y, aunque no sigo a España muy de cerca, algo me parece bastante claro: los tenedores de bonos y los accionistas en los bancos españoles van a tener que aceptar una quita importante conforme esta deuda privada se reestructure.

Por último, ¿es la deuda pública un problema en España? Pero, ¡¿cómo va a serlo si tiene un nivel de Deuda/PIB inferior a la mayoría de países?! Cierto, pero hay que añadir varias consideraciones:

  1. Su déficit se ha disparado como la espuma en muy poco tiempo;
  2. Al gobierno no le sobra credibilidad precisamente en su gestión de la política económica (ayer digo A, hoy digo B; ayer culpo a los malvados especuladores, hoy critico al FMI, o al Banco de España…) como para ser el paraíso de la confianza y seguridad jurídica hacia los inversores;
  3. España cuenta con una tasa del 20% de paro (muy superior a la de Grecia, solo superado, aunque no por mucho, por Letonia);
  4. Algunas previsiones dicen que no creceremos como para generar empleo hasta 2016 (previsiones muy discutibles, y probablemente erróneas, pero ahí quedan);
  5. Nuestra capacidad productiva no es la envidia de Europa que digamos, con una productividad muy baja, un sistema productivo cuyo motor (construcción) se ha parado en seco, y en necesidad de buscar alternativas que de momento no se vislumbran fácilmente.

En definitiva, unas cuentas públicas que se han deteriorado en cuestión de días, y una economía productiva con unas previsiones muy poco halagüeñas. Y los impuestos no salen de la nada, sino de la riqueza que se va generando en el país, por lo que un panorama de creación de riqueza muy limitada tiene repercusiones claras para las cuentas públicas.

Que cada uno decida, pues, si la deuda y las cuentas públicas son o no un problema. Acabo nuevamente con Reinhart:

Mirando hacia adelante lo que está claro es que no hay margen para ninguna expansión fiscal. Conforme se deteriora el sector inmobiliario, el Estado va a tener que asumir más costes de intervenir en instituciones financieras quebradas o casi quebradas.

Anuncios

Responses

  1. Para ser colaborador de Libertad Digital no tienes mucho éxito con los comentarios, ¿no?

    • Jaja, buena observación. No, la verdad es que no se prodigan mucho comentando. Aunque para los comentarios que se leen por muchos medios, casi mejor así.

  2. Termino considerando que la dificultad española de siempre es su educación y esta sigue en manos del nacional católicismo. Cambiar de mente es cambiar de educación y eliminar a los fachas es eliminar a la Iglesia papista que hace de pegamento y medio con los reaccionarios.

    La economía va detras de la política y en España solo hay religion impuesta aunque no se practique en las Iglesias. Ya esta bien de mata arrianos, judios, indios y protestantes y esperanzados. Todos al Vaticano. Una desamortización pagaría las deudas y fraudes de ellos mismos (Accionistas e inversores de la Banca y Cajas). Que devuelvan las Inmatriculaciones y el dinero sucio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: