Posteado por: amartinoro | mayo 30, 2010

Gabriel Calzada sobre el copago sanitario del 100% (actualizado2)

Escribe Gabriel Calzada un artículo muy interesante en Expansión en favor del copago sanitario del 100% en el contexto de afirmaciones y desafirmaciones del Gobierno sobre introducir la vía del copago sanitario (pero en lugar del 100%, una suerte de reserva fraccionaria sanitaria; que como su propio nombre indica, debe de ser algo fraudulento. Seguro que va en contra de los principios generales del Derecho) para reducir el déficit.

Primero quiero destacar dos puntos que se me ocurren poniéndome en lugar de un intervencionista/socialdemócrata o como se le quiera llamar. (Vaya por delante que soy un ignorante en este tema, especialmente comparado con Gabriel). El intervencionista, al leer el artículo, podría decir:

1. Todo esto está muy bien, pero la clave del por qué la sanidad no puede proveerse eficientemente de forma privada es la existencia de externalidades positivas y de información asimétrica y problemas de selección adversa (como me hace notar Ramón Mateo Escobar en los comentarios) en la sanidad. Éstos y el argumento de los bienes preferentes son los más usados por la gente seria para defender la intervención pública en el sistema sanitario. No digo que sean argumentos correctos, pero pienso que conviene tenerlos en cuenta para hacer una crítica bien fundamentada. No nos vaya a pasar lo que Bryan Caplan denunciaba de Rothbard, cuando en For a New Liberty Rothbard critica la intervención estatal en la educación, y no hace referencia en absoluto a las razones por las que los intervencionistas defienden que el mercado falla en este sector. Dice Caplan:

Mainstream economists will be puzzled by this chapter (en el que se ocupa a defender la eliminación de la educación pública), because it ignores all the arguments about educational externalities, credit market imperfections, etc.  Rothbard instead focuses on public education’s historical connection to brainwashing and persecution of minorities

Since this chapter ignores the standard economic arguments, it also misses the opportunity to reverse them.  While it contains many astute observations about useless education, these barbs are atheoretical.  Rothbard never mentions the signaling model of education, which argues that education actually has negative externalities.  Government subsidizing inefficiency – isn’t that the kind of argument Mr. Libertarian loved?

2. Por otro lado, un crítico podría reaccionar a la comparación entre el sector sanitario y el alimentario en estos dos fragmentos:

El problema es, por tanto, ese modelo coactivo, universal, gratuito e igualitario que, impuesto en cualquier otro sector, calificaríamos de colectivismo trasnochado. Y un sistema que no funcionó para algo en apariencia tan sencillo como tener llenas las estanterías de los supermercados no va a hacerlo cuando de lo que se trata es de dar con la correcta combinación de recursos, de entre las múltiples posibles, para satisfacer la compleja y variada demanda médica de los pacientes.

La existencia de personas pobres que no pueden costearse un seguro médico es una justificación cutre de la colectivización ruinosa de la medicina, equivalente a colectivizar la alimentación con la burda excusa de que, de lo contrario, habría quien no pueda pagarse la comida a fin de mes.

Podría reaccionar diciendo algo así como que no se puede comparar el sector alimentario con el sector sanitario, básicamente porque el segundo incurre en procedimientos costosísimos que son difícilmente financiados sin ayuda pública y/o financiados por los propios pacientes. También aquí podría entrar el argumento de que los alimentos son bienes privados sin externalidades, al contrario que la sanidad, y que el sector sanitario tiene problemas de información que no tiene el sector alimentario (esto también se me ha hecho notar en los comentarios). Nuevamente no estoy diciendo que esto sea correcto, pero creo que puede ser un argumento que esté en la cabeza de algunos cuando se leen este tipo de defensas de una sanidad libre y competitiva.

No obstante esto, sí me ha gustado y parecido convincente el argumento que usa en relación a los pobres:

La solución al problema concreto de casos excepcionales no puede determinar el modelo en el que se obligue a entrar al resto de la sociedad. El Estado tendría, en todo caso, que dedicarse a garantizar la provisión de los servicios médicos a esos casos excepcionales.

Luego está la cuestión de la esquiva (al menos para mí) evidencia empírica entre los distintos modelos de sistema sanitario. Aquí, para quienes no estamos familiarizados con el tema, surgen los “biases” o sesgos ideológicos o de otro tipo. Básicamente, que la cosa depende de si tiras más por el libre mercado o por el estado del bienestar. Con todo, este artículo de Walter Williams me pareció interesante.

Nota: Estas cuestiones que añado creo que deberían tenerse en cuenta, pero obviamente el objetivo y la extensión del artículo de Calzada es limitado; no se trata de una crítica sistemática de los argumentos en favor de la sanidad pública, sino de un artículo de divulgación con ideas interesantes que pueden abrir el debate. Por eso no debe entenderse como una crítica al artículo. Aunque reconozco que quizá vería con otros ojos si un intervencionista escribiera criticando propuestas liberales y dejándose algunos puntos importantes… de nuevo los biases.

Actualización: Ramón Mateo Escobar en su blog Cuaderno de un cuasieconomista acaba de publicar un post en relación a los comentarios hechos aquí, que a su vez se derivan del artículo de Gabriel. En él explica las razones por las que se justifica la intervención pública en el sector sanitario, entre las que destaca el problema de la selección adversa. Creo que es muy buen complemento/ilustración de lo que decía de que son éstos los argumentos con los que hay que tratar.

Anuncios

Responses

  1. Ángel,

    La sanidad no sólo se regula por las externalidades positivas que generas, tal y como comentas, sino principalmente por los problemas de asimetría de información que le son inherentes, y que en mercados no reguladores desembocan en problemas de selección adversas bastante significativos.

    En pocas palabras, el mercado sanitario no se regula especialmente por factores ideológicos (los hay detrás de la regulación, desde luego) sino porque los problemas de información del mercado no permiten que éste se desenvuelva eficazmente. Es esa la diferencia principal por la que, aunque ideológicamente desde posiciones socialdemócratas tan fundamental es la sanidad como el alimento, el primer mercado se regula pero el segundo no.

    Para la educación podría decirse lo mismo. No sólo se trata de externalidades, sino de superar de una forma bastante efectiva la selección adversa a través de una señalización básica. Pero eso es otro tema.

    • Gracias por el comentario. He actualizado el post añadiendo alguno de los matices que me has sugerido.
      Un saludo

  2. Ángel,

    De nada hombre, nunca está de más que los comentaristas hagamos aportaciones constructivas.

    No obstante, tu entrada me ha dado pie a exponer mis consideraciones de forma algo más extensa a través de una entrada en mi blog, en el que próximamente quisiera analizar si la opción que citas, es decir, que el sector esté desregulado y el Estado únicamente provea servicios sanitarios a quien no pueda pagárselo, es o no preferible a otras o siquiera deseable. Si no lo tienes a mal, te dejo un enlace: http://cuasieconomista.blogspot.com/2010/05/el-porque-de-la-sanidad-publica-el.html

  3. […] Mateo Escobar en su blog Cuaderno de un cuasieconomista acaba de publicar un post en relación a mis comentarios sobre el artículo de Gabriel en favor del copago sanitario del 100%. En él explica las razones […]

  4. […] representan el orden de aparición de los posts) de Ramón en Cuadernos de un Cuasieconomista a mi anotación (1) sobre un artículo de Gabriel Calzada en favor del copago sanitario 100%. Yo contra-repliqué […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: